Leyes de la Democracia

La democracia es un sistema del gobierno a partir del cual el pueblo se asegura de que su voz sea escuchada. El voto popular es, en este caso, la herramienta crucial que tiene la gente para asegurarse de que sus intereses e inquietudes sean tenidas en cuenta. Pero esto no siempre es fácil. Muchas veces uno confía en un candidato, cree en su buena voluntad y en el deseo de que una nación salga adelante, se fortalezca, la pobreza disminuya, la industria se fortalezca, pero los partidos políticos suelen tener sus propios intereses y el poder puede volver ciegos o pueden hacer que muchas personas pierdan la memoria. Las cosas comienzan a complejizarse. 

Los medios tienen un rol fundamental en la imagen pública de los actores políticos y también en la formación de la opinión pública. Sin embargo, esa pluralidad no debe dejar de ser festejada. Las Leyes de la Democracia aseguran que todos podamos ser libres de dar nuestra opinión libremente. Queda luego en el criterio de cada lector o televidente qué es lo que queda, en qué se está a favor y qué es lo que se discute de esa opinión. 

El problema es cuando un solo grupo tiene la totalidad de los medios. Allí no hay pluralidad.